Desplazado por los motores V8 y V12, que con cilindradas equivalentes eran capaces de ofrecer cifras de potencia similares, el motor V16 no se ha utilizado demasiado en la automoción, pero sí han existido algunos ejemplos interesantes.

Empezando por Cadillac, que fue la primera marca en emplearlo, en los años 30 del siglo pasado, y pasando por el Cizeta V16T (el de la imagen) o el rarísimo BMW 767iL, que también contaba con un motor de dieciséis cilindros en V. En competición lo usaron firmas como Alfa Romeo (Tipo 316 y Tipo 162) o Auto Union, por ejemplo.