A pesar de todas las críticas, la segunda generación del Twingo también resultó ser un verdadero superventas. Más maduro y ejemplarmente asequible, se embarcó en un viaje mundial, ya que Renault vendió el Twingo en hasta 48 países. Al final de la producción, en el año 2014, Renault había fabricado alrededor de 911.000 unidades, a pesar de que ya existía un mayor número de rivales.

En lugar de faros redondos, el frontal del coche estaba ahora dominado por grandes ópticas en forma de gota. Con 3,69 metros de largo, era 16 centímetros más grande que el primero. Como alternativa a la banqueta integral trasera, disponía de dos asientos individuales, que además se podían desplazar longitudinalmente 22 centímetros.

En 2012, el Twingo II recibió un restyling, con un frontal más llamativo. El culmen a nivel técnico fue la versión Gordini, con 133 CV de potencia.