También son típicos de los primeros Twingo los elementos de color turquesa en el habitáculo, que por lo demás era bastante sencillo. Ese tono se llamó oficialmente "verde manzana", y el botón de las luces de emergencia se suponía que recordaba a la nariz de un payaso.

El velocímetro digital, en el centro del salpicadero, siguió siendo un rasgo característico durante 20 años. No obstante, los asientos recibieron muchas críticas por ser demasiado cortos.