La manera más asequible de acceder a un crossover en Brasil es comprar un Chery Tiggo 2, un todocamino de origen chino. Por este pequeño modelo, los concesionarios piden 61.990 reales, es decir, unos 11.236 euros al cambio actual.

A cambio, se obtiene un todocamino con llantas de aleación de 16 pulgadas, motor 1,5 litros de gasolina, con 106 CV y caja de cambios manual de cinco velocidades, luces de tipo LED, sensores de aparcamiento traseros o un sistema multimedia con pantalla táctil de 8,0 pulgadas, toma USB y Apple CarPlay.