El fanatismo por los SUV, que empezó a ser evidente con modelos como el Nissan Qashqai o el Jeep Renegade en la lista de candidatos del año previo, quedó finalmente claro en 2016, ya que la mitad de los participantes eran modelos de corte crossover, más altos que los turismos convencionales.

El mejor puntuado entre las opciones dentro de esta categoría de vehículos fue el Mercedes-Benz GLC, que logró un segundo puesto. Actualmente se ofrece también la variante GLC Coupé, y el año pasado recibió un restyling para ponerse al día.