Mazda, que logró llegar con dos candidatos a la edición de aquel año, tenía muchas posibilidades, pero finalmente el CX-5 tuvo que conformarse en 2018 con un tercer puesto en el podio del WCOTY.

El modelo de la marca de Hiroshima, que en esta nueva generación goza de motores SKYACTIV de nueva tecnología, acabó sucumbiendo a sus competidores europeos, que lógicamente también eran SUV.