Presentado en el salón del automóvil de Ginebra de 2013, el Porsche 918 Spyder formó parte de la 'santísima trinidad' de hiperdeportivos desde el principio, junto al Ferrari LaFerrari y el McLaren P1. Fue el primer híbrido de calle de Porsche y, de los tres, es el menos potente de todos.

Monta un motor V8 atmosférico de 4,6 litros, en posición central, junto a dos propulsores eléctricos (uno por eje), para una sumar una potencia combinada de 887 CV y un par motor de 1.275 Nm. Datos suficientes para alcanzar un 0 a 100 km/h en 2,6 segundos, un 0 a 200 km/h en 7,2 segundos y un 0 a 300 km/h en 19,9 segundos. La velocidad máxima es de 345 km/h.