El Aston Martin Valkyrie ha sido desarrollado en colaboración con el equipo Red Bull Racing de Fórmula 1, que ha puesto de su parte en la configuración del motor y en la optimización de la aerodinámica. Esconde un V12 atmosférico de 6,5 litros, acoplado a una unidad eléctrica desarrollada por Rimac, que actúa como KERS, para registrar una potencia total de 1.160 CV, en un coche que pesa unos 1.000 kg. Según los ingenieros, tarda menos de 10,0 segundos en alcanzar los 320 km/h desde parado.