Una buena solución para que un monovolumen gane ventas es dotarlo de una imagen campera. Así lo hizo Renault con el Espace, que acaba de presentar un restyling, en el que se ha hecho hincapié en los apartados de tecnología y ayudas electrónicas a la conducción. Como muchos de sus contrincantes, ofrece cinco y siete plazas.