Lo normal es que Mercedes-Benz no hubiese desarrollado una nueva generación del Clase B, pero el poder de una marca se ve reflejado en este tipo de decisiones. 

La verdad es que tiene lógica que continúe este vehículo, pues dejaría el camino totalmente libre al BMW Serie 2 Active Tourer, con cinco plazas, dentro del segmento Premium.