Aunque, al principio, se le calificó injustamente como el 'patito feo' de la gama, por ser un modelo de tracción delantera y con motores de tres cilindros, lo cierto es que la familia compacta de BMW ya emplea este mismo esquema.

La firma germana comercializa dos coches. El Active Tourer dispone de cinco plazas y el Grand Tourer, de siete. Se habló de su desaparición, pero parece que continuará rivalizando contra el nuevo Mercedes-Benz Clase B.