El sistema motriz del Hyundai KONA Híbrido 2020 está conformado por el propulsor atmosférico KAPPA GDI, de 1,6 litros y cuatro cilindros, con inyección directa de gasolina, que entrega 105 CV y un par motor de 147 Nm.

Como complemento, se encuentra un propulsor eléctrico síncrono de imanes permanentes, con 43,5 CV (32 kW) y un par máximo de 170 Nm. La fuerza combinada de ambos genera 141 CV y 265 Nm. 

La autonomía eléctrica está en el entorno de los dos kilómetros, mientras que las prestaciones son normales: 160 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 km/h en 11,2 segundos. 

Un tema importante es el consumo. Oficialmente, declara 5,4 litros cada 100 kilómetros en ciclo WLTP. Nosotros hemos realizado tres recorridos interurbanos: uno con terreno favorable (llanos y bajadas), uno mixto y otro desfavorable. Los resultados fueron 5,3, 6,0 y 6,8 litros cada 100 kilómetros, respectivamente.

Por supuesto, en trayectos por la ciudad es donde más provecho se saca al propulsor eléctrico. Por ende, el gasto baja mucho en comparación con un coche de combustión.

Frente a un Toyota, el motor eléctrico está algo más limitado para mover por sí mismo el vehículo, pero solo en momentos puntuales. Al fin y al cabo, son 43,5 CV frente a 72 (en el caso del Toyota C-HR).