Gracias a la plataforma de última generación del KONA, el maletero conserva los 361 litros de las variantes de combustión. Se trata de una cifra intermedia en el segmento. Una lástima que no haya un piso movible para crear diferentes alturas. A cambio, hay argollas y ganchos con el fin de organizar la carga más fácilmente.