Antes de hablar de los precios, déjame decirte que, dinámicamente, el Hyundai KONA Híbrido emplea una suspensión algo más firme que la de sus rivales. Esta puesta a punto se traduce en un tacto muy agradable y divertido enlazando curvas, donde el coche muestra muy buenas maneras y un comportamiento bastante neutro, muy poco subvirador. 

Además, ambos motores funcionan de manera muy suave, de tal forma que no se percibe cuál está activo. Eso sí, en largos repechos, la caja suele reducir de velocidad para que siga habiendo un empuje correcto. Cuando nos quedamos sin batería y, por lo tanto, sin motor eléctrico, sí se nota la diferencia de prestaciones. 

En la conducción, la única diferencia con un coche de combustión es el tacto del pedal de freno, ya que al presionarlo suavemente, solo actúa el sistema de recuperación de la energía. Por eso, hay que ser un poco más contundente con él para que el coche comience a detenerse. 

Ahora sí, las tarifas. El KONA Híbrido está a la venta desde 26.290 euros, pero si lo quieres totalmente equipado, el acabado STYLE supone un desembolso de 33.190. Tú eliges.