El acabado GS Line se traduce en paragolpes deportivos, salida de escape cromada, llantas de aleación de 16 pulgadas (de 17, opcionales) y varios detalles específicos en el habitáculo. Por ejemplo, asientos con mayores sujeciones laterales (y un mullido algo blando), pedales acabados en aluminio, tapizado de color negro y moldura horizontal, de color rojo, que recorre el salpicadero.