Así es finalmente el nuevo Volkswagen Golf GTI. Y uno de sus rasgos más sorprendentes son los faros antiniebla opcionales, en una interesante forma de X, ubicados en la zona baja del paragolpes frontal. 

De momento, a la espera de versiones más potentes, el Golf GTI equipa un bloque turbo de 2,0 litros (2.0 TSI), con cuatro cilindros, 245 CV de potencia y 370 Nm de par motor máximo. Está disponible con una caja de cambios manual de seis velocidades, o bien con la automática DSG de doble embrague y siete relaciones. 

Más adelante llegarán más versiones deportivas, como el esperado Golf GTI TCR, que debería rondar los 300 CV, y un brutal Golf R de tracción total, que podría rondar los 335 CV. Nada mal.