El Bugatti más caro es también el más inalcanzable, dado que, durante casi 80 años, varios ejemplares han estado perdidos en la Francia ocupada por los alemanes. El Type 57 SC Atlantic Coupé de 1936, con chasis 57453, es una especie de fantasma automovilístico, la inasequible 'Mona Lisa' negra sobre ruedas, que si se descubre en algún garaje oculto podría valer más de 100 millones de euros, como un cuadro de Picasso, según la propia estimación de Bugatti.

Es el famoso 'Voiture Noire' que inspiró el hiperdeportivo de Ginebra 2019, uno de los cuatro producidos y el único que quedó en manos de la compañía alsaciana para fotos y exposiciones de la época. Los otros dos que aún existen son el negro de Ralph Lauren y el azul del coleccionista americano Peter W. Mullin, ambos valorados en unos 37 millones de euros. La foto que ves arriba es una reconstrucción gráfica hecha por los diseñadores de Bugatti, basada en proyectos y fotos antiguas del coche.