El precio de este coche sigue siendo un misterio. De hecho, las cifras que circulan son variadas y discordantes, oscilando entre un mínimo de 4,7 y un máximo de 16,6 millones de euros. La diferencia es considerable, pero dada la singularidad de este hipercoche extremo, el registro máximo es el más probable.

El príncipe saudí Badr bin Saud gastó una suma similar en 2017 y lo vendió a un empresario estadounidense. Además del estilo de competición de los spoilers y los alerones, el Vision Gran Turismo cuenta con 1.673 CV, la mayor potencia jamás vista en un Bugatti.