En el país vecino, la compra de un coche eléctrico se fomenta con un bono ecológico. De él se benefician los modelos con una tasa máxima de emisiones de dióxido de carbono (CO2) de 20 g/km, que se compran o alquilan por un mínimo de dos años.  

Esta ayuda tiene un tope de 6.000 euros para los particulares y abarca los modelos de menos de 45.000 euros. Si el coche cuesta entre 45.000 y 60.000 euros, la bonificación es de 3.000 euros. Por último, por encima de 60.000 euros, no hay bonificación, excepto para los vehículos comerciales ligeros o los de hidrógeno, hasta un límite de 3.000 euros.

Cabe señalar también que, además de la bonificación ecológica, los vehículos eléctricos están exentos del pago del impuesto de matriculación.

Precio de un Renault ZOE Life R110* en Francia: 32.000 euros - 6.000 euros = 26.000 euros