Además de integrar elementos lujosos con el acabado Kaiteki+, el habitáculo del Outlander PHEV ofrece información práctica, como el flujo de la energía y las autonomías que garantizan tanto los propulsores eléctricos como con el de gasolina. 

Las levas del volante sirven para seleccionar entre seis modos de retención, con el fin de generar electricidad para la batería. Con los más 'potentes', se puede realizar una conducción con un solo pedal, sin necesidad de tocar el freno.