Como ya comprobamos en otras ocasiones, en el CUPRA Ateca confluyen unas prestaciones dignas de un deportivo puro con un dinamismo sorprendente en un vehículo elevado. 

En el primer ámbito, la mecánica de 300 CV empuja 'sin piedad' desde muy abajo, una fuerza que gestionan perfectamente la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete marchas, y el sistema de tracción total 4Motion, con embrague multidisco de tipo Haldex. En cifras, el SUV declara una velocidad máxima de 247 km/h y acelera de 0 a 100 en 5,2 segundos. Todo, con un consumo que puede estar por debajo de los 9,5 litros cada 100 kilómetros, sin necesidad buscar el mínimo gasto posible. 

En cuanto al tacto de conducción, resaltan la Dirección Progresiva (con desmultiplicación variable) y la suspensión adaptativa DDC, con tres puestas a punto, que no es extrema en ningún caso y permite afrontar curvas con una alegría inusitada para un todocamino. 

Tampoco debemos olvidarnos del control dinámico de la conducción SEAT Drive Profile, con seis modos de funcionamiento: Confort, Normal, Sport, CUPRA, Snow y Off road.

¿Y el espacio? Realmente fantástico en todas las plazas. Detrás, no hay tres asientos individuales, pero el hueco central es más habitable que en muchos de sus rivales. Todo, sumando un amplio maletero de 485 litros. ¿Quién da más?