Para que este SUV pareciera un coupé de culto, los ingenieros del 'óvalo azul' no equiparon al Mustang Mach-E con los habituales tiradores físicos. En su lugar, hay una pequeña asa en la unión entre el montante central, el cristal y la línea de cintura. La electrónica del coche abre automáticamente la cerradura cuando 'siente' la cercanía del smartphone del propietario.