Gracias a un accionamiento de diseño especial, la puerta del coche bajaba suave y rápidamente, escondiéndose en el propio umbral, y después se volvía a cerrar, emergiendo de nuevo al presionar un botón de la cerradura, junto a la puerta.