La primera generación del Renault Twingo, concebida por el entonces diseñador jefe de Renault, Patrick Le Clement, no solo presentaba un bonito exterior, como recién sacado de un dibujo animado, sino también muchas soluciones inusuales.