Otro ejemplo sobre puertas con una apertura nada convencional es el deportivo británico TVR Tuscan. Un dato interesante es que la compañía no equipó el coche con ABS, asegurando que, al igual que los airbags, consideraban que era un elemento que no mejoraba el rendimiento del coche, ni tampoco la seguridad.