El Nissan GT-R o 'Godzilla' es un viejo conocido, con más de una década a sus espaldas, pero mantiene un mecanismo de apertura para las puertas muy peculiar, al estilo de los modelos de Aston Martin.