Los tiradores están integrados en las molduras laterales cromadas de la propia carrocería, y se desbloquean al apretar un botón que está escondido en la cara interior de las propias manillas. En el pilar central, de color negro, se ilumina un icono rojo para indicar que la cerradura está abierta.