Para fabricar el Aston Martin DB4 GT, la versión mejorada y muy codiciada del DB4, la empresa británica preparó un solo prototipo bajo la supervisión de John Wyer. El mismo prototipo que se subastaría en 2017 por 6,1 millones de euros.

Una espléndida carrocería de dos puertas de aluminio, firmada por Touring Superleggera, con dos asientos, faros frontales auxiliares, una batalla más corta o un motor de competición de seis cilindros en línea, con 3,7 litros y 302 CV. Además, también participó en las 24 Horas de Le Mans de 1959.