Este es, sin duda, el coche más famoso de James Bond, el Aston Martin DB5 conducido por Sean Connery en las películas 'GoldenEye' y 'Operación Trueno', y después por otros 007 en entregas posteriores.

Hablamos del ejemplar que se fabricó especialmente en 1965 para la cinta 'Thunderball' ('Operación Trueno' en España), equipada con todos los artefactos que el agente secreto más famoso del mundo necesitaba, desde ametralladoras Browning hasta cañones de humo, además de pantallas antibalas, pinchos en las ruedas, el radar o el asiento eyectable.

El modelo en cuestión se vendió por 5,7 millones de euros en 2019, y esto hace que sea el DB5 más raro y valioso de todos los tiempos. Para concluir, cabe apuntar que equipa el fiable motor de 4,0 litros, atmosférico, con seis cilindros y 286 CV de potencia.