El DB3S 'versión cliente' es la barqueta de carreras de 1955 que se subastó por 4,9 millones de euros en 2014, y es uno de los 20 únicos que se fabricaron.

El ejemplar en cuestión permaneció en una colección privada durante 40 años y es totalmente original, hasta el más mínimo detalle, y por tanto testigo excepcional de los comienzos de la era David Brown de Aston Martin. El propulsor es también un seis cilindros en línea, atmosférico, de 3,0 litros y con una potencia de 225 CV.