Este Wraith inspirado en el mundo de la aviación se diseñó para celebrar el centenario del primer vuelo transatlántico sin escalas, de Alcock y Brown.

Las luces del techo detallan el cielo de aquella noche, mientras que la trayectoria del vuelo y las constelaciones están bordadas en hilo de latón. Además, las molduras de eucalipto ahumado están adornadas con oro, llevan inserciones de plata y cobre, y muestran una vista cenital de la Tierra de noche, con un mapa lumínico de carreteras y edificios.