Diseñado para parecer que estuviera fabricado con partes de relojes de pared y de muñeca, el Phantom Horology se distingue por una carrocería en colores gris metálico y negro, complementada por líneas en tonos oro y plata, en un diseño inspirado en el mundo de la relojería.

El 'Espíritu del Éxtasis', por su parte, está recubierto de oro de 24 quilates, mientras que en el habitáculo se incluyó la inserción de acero y oro más grande jamás instalada en un Phantom, así como una caja de madera para el reloj Rolls-Royce.