Si hoy en día un sistema híbrido diésel ya nos parece algo raro, combinarlo con una carrocería de berlina familiar, con rasgos de crossover, ya sería poco menos que impensable.

Sin embargo, Peugeot puso en liza este modelo en 2014, siguiendo el camino marcado por el primer híbrido del Grupo PSA: el 3008 HYbrid4.

Y aunque el 508 nunca llegó a alcanzar las ventas del mencionado todocamino, su estética gustó tanto que llegó a venderse con una mecánica exclusivamente turbodiésel bajo el capó.