Aunque puede que la gente lo recuerde por su última etapa, encuadrado en la gama de DS como marca ya independiente, la aventura de este modelo comenzó en el año 2012.

Lanzado como Citroën DS 5 HYbrid4, se dejó ver por las carreteras mucho menos que sus 'hermanos' de combustión, a pesar de que el sistema híbrido (diésel-eléctrico) alcanzada los 200 CV de potencia, contaba con tracción total y homologaba un consumo de 3,8 litros cada 100 kilómetros.