Este es un caso complicado, ya que han surgido varias interpretaciones. Una de ellas es que el señor Jeep fue uno de los primeros ingenieros que diseñó y probó vehículos motorizados para el ejército americano.

También se dice que, en la Primera Guerra Mundial, los técnicos del ejército estadounidense llamaban Jeep a todos los vehículos que les llegaban para ver su idoneidad como uso militar. ¿Por qué ese nombre? Porque antes de que hubiera modelos motorizados con fines militares, los soldados recién reclutados recibían la designación de "Jeeps", hasta que terminaban su entrenamiento.

Otra suposición es que el hecho de que el ejército buscara un vehículo de uso general y que Ford, el cofabricante del Jeep MB Willys, llamara al proyecto GPW (G de contrato gubernamental, P de distancia entre ejes de 80 pulgadas y W de licencia de Willys-Overland), también fue relevante en el proceso de nombramiento. Porque la contracción de la G y la P encajaba perfectamente con el nombre Jeep.