El conductor se beneficia de una instrumentación en color, con un tamaño de 8,0 pulgadas y un diseño de corte tradicional, con forma de relojes analógicos.

La cantidad de información que se muestra es notable y siempre de una forma clara, con lo que el conductor no necesita apartar la vista de la carretera en ningún momento.

Una lástima que no ofrezca, ni en opción, un sistema de proyección de información en el parabrisas (Head-up Display), algo que hubiese completado un conjunto sobresaliente.