Aunque se presentó en 2017, no se espera que llegue al mercado antes de 2021. Esto se debe a que el Mercedes-AMG ONE es un hiperdeportivo derivado del mundo de la F1, para cuyo lanzamiento la marca ha tenido que superar no pocos obstáculos, con el objetivo de diseñar un plan de homologación como vehículo de calle.

El motor se basa directamente en el del coche de Fórmula 1: es un 1.6 V6 turbo, capaz de subir hasta las 11.000 rpm y que, combinado con un módulo eléctrico formado por cuatro motores (dos por eje), roza los 1.000 CV de potencia.