Bajo el capó, esta versión del Koleos opta por la mecánica más potente de la gama, el propulsor turbodiésel Blue dCi 190. Básicamente, es un bloque de 2,0 litros y cuatro cilindros en línea, que anuncia 190 CV de potencia y un par máximo de 380 Nm desde 1.750 rpm.

A su lado, trabaja una transmisión automática con variador continuo X-Tronic, de múltiples etapas, y un sistema de tracción total con tres modos de funcionamiento: 2WD, 4WD Auto y 4WD Lock.

Si nos ceñimos a la ficha técnica, el conjunto alcanza los 198 km/h, acelera de 0 a 100 en 10,1 segundos y declara un consumo medio oficial de 6,8 litros cada 100 kilómetros.

En marcha, el propulsor demuestra tener fuerza para mover el conjunto con relativa solvencia, aunque es cierto que el funcionamiento del cambio no es tan efectivo y refinado como podría ofrecer uno con convertidor de par. Además, las cifras de consumo son bastante más elevadas: durante nuestros días de pruebas, ha oscilado entre los 8,5 y los 9,1 litros cada 100 kilómetros.