Pero hay países en los que es aún más difícil comprar un coche nuevo que en Rusia. Por ejemplo, en Turquía. Allí, el modelo más asequible es el Fiat Panda que parte de los 13.567 euros, con la vigencia actual del cambio. De este modo, un turco de a pie debería invertir 44 salarios mínimos.