Los que viven en la patria de Ronaldo y Pelé están de suerte, ya que un crossover como el Renault Kwid es el modelo más barato de su mercado, con un precio de salida de unos 7.507 euros, al cambio actual.

Sin embargo, no es fácil comprar un coche así debido al bajo nivel de ingresos en el país. De hecho, su precio equivale a 18 salarios mínimos.