El más asequible de los coches nuevos al otro lado del océano es el modelo más joven de la gama Chevrolet, la última generación del Spark.

Cuenta con un motor de gasolina de 100 CV, de 1,4 litros, asociado a una transmisión de cinco velocidades. Por él, hay que pagar el equivalente a 12.002 euros.