En un país que marca tendencias, el coche nuevo más asequible es también un modelo de Dacia. Pero en este caso, un sedán compacto como el Logan.

Los concesionarios franceses piden por él un mínimo de 8.180 euros, que equivalen a unos siete salarios mínimos.