Otro interesante prototipo de la marca del tridente es el Maserati Boomerang de 1972, que en el año 2015 se vendió en subasta por la friolera de 3,3 millones de euros. 

Expuesto en el salón del automóvil de Turín de 1971 y en el salón de Ginebra de 1972, el Boomerang fue diseñado y fabricado por Giorgetto Giugiaro, y está homologado para su uso en carretera abierta. Además de anticipar el diseño del Bora, monta en posición central un motor 4,7 litros V8 de 310 CV. Su aspecto es impresionante y es considerado una de las piedras angulares del diseño de automóviles.