En el siguiente escalón en lo que a precio se refiere encontramos el primer coche de carreras de la lista, el famoso Maserati Tipo 61 'Birdcage', cuya carrera deportiva es legendaria. 

En 2013 se vendió por 1,8 millones de euros el ejemplar blanco del equipo Camoradi, el mismo que ganó los 1.000 kilómetros de Nürburgring en 1960 con el piloto británico Stirling Moss y el americano Dan Gurney al volante.

Se trata de uno de los 22 coches fabricados del Tipo 61, con un motor de 2,9 litros y cuatro cilindros con 250 CV, un peso de solo 600 kilos y una velocidad máxima superior a los 280 km/h. Una auténtica leyenda que, además, también corrió en Le Mans.