El que no arriesga, no gana... Con esta premisa, Renault creó un compacto muy original, que triunfó de forma incontestable en España, durante la primera década del siglo XX. De hecho, el Mégane sumó varios ejercicios como líder absoluto de ventas.