La segunda entrega del compacto estadounidense no solo mantuvo las cualidades del modelo original, sino que las amplió, de ahí que también fuera un habitual en las listas de los modelos más matriculados.