Con permiso del BMW Serie 1 y, en menor medida, del Mercedes-Benz C Sportcoupé, el compacto Premium por excelencia de comienzos de siglo fue el Audi A3.