Poco después del 6C, Alfa Romeo lanzó el 8C que, como habrás supuesto, empleaba un motor de ocho cilindros en línea, con 155 CV. En su curriculum, está el honor de ser el primer coche italiano en ganar las 24 Horas de Le Mans.