Este coche hizo girar muchas cabezas. Solo se produjeron 18 ejemplares, a un precio de 10 millones de liras italianas, el doble del precio de un Ferrari en ese momento.

Hoy en día, este modelo, que inspiró el 4C, cuesta más de 10 millones de euros. Bajo su capó hay un V8 de 230 CV.