Con este motor, premiado en multitud de ocasiones, Ford fue uno de los pioneros en lanzar un pequeño propulsor turboalimentado. Esta versión de 125 CV se utiliza actualmente en el Fiesta, el EcoSport, el Focus y el nuevo Puma.